Hola amigos, tras un breve periodo de sequia bloguera, vuelvo.

Os quería hablar de como se pueden reutilizar edificios antiguos, como sabemos una de las “premisas” que seguian los “eruditos” en la planificación de los archivos, fundamentalmente de caracter histórico, era la vuelta a la actividad de edificios significativos, dentro del centro de una ciudad.

Además de archivos han utilizado estos edificios rescatados del olvido la administración, empresas,…

Uno de esos ejemplos se trata de la conexión Castillo – Museo, en este caso se trata del Castillo de Feria y su reutilizacióm como Museo del Señorío de Feria.

Data la fortaleza del siglo XI, obra árabe, la cual pasó a manos de los Suárez de Figueroa, tras la conquista cristiana. Esta familia practicamente realizó todo el conjunto que poseemos, salvo los múltiples retoques a los que todo edificio histórico se ve obligado a pasar.

La torre actual y el conjunto principal del recinto del castillo de Feria debieron de construirse a mediados del siglo XV. Y posteriormente se llevaron a cabo algunas reformas y reconstrucciones.

El recinto amurallado tiene un trazado irregular que sigue la forma del terreno. La muralla incorpora torres o cubos redondos y prismáticos. En el interior existe otro muro transversal que divide el cuerpo principal del castillo en dos partes, lo que permitía reagrupar la defensa en caso de que alguna de las partes se viera comprometida por los atacantes.

La torre del Homenaje se sitúa en esa zona intermedia del recinto. La parte inferior de esta impresionante torre no tiene puertas, y el acceso a las plantas habitables de la torre se realiza desde la muralla, de forma que se aseguraba un alto nivel defensivo en caso de emergencia.

La torre consta de cuatro cuerpos. El sótano probablemente contendría el almacén de provisiones y el aljibe. La primera planta era la de residencia del señor del castillo y las dos plantas superiores que posiblemente tendrían un uso variado. Actualmente la primera planta ha sido restaurada y acondicionada.

En la parte superior de la torre  se abría un conducto que llevaba el agua recogida hacia el aljibe situado en el sótano.  Además de este aljibe de emergencia situado en la torre, cada sector del recinto amurallado disponía de su propio aljibe para almacenar agua.

Pues bien, tras multiples reformas realizadas desde los años 60 hasta la actualidad, en la que el Ministerio correspondiente, la Junta de Extremadura, Diputación Provincial de Badajoz y, en gran medida, el Ayuntamiento de Feria se han visto en la necesidad de realizarlas (en un primer momento para que no llegase la ruina a dicho edificio, hasta su acondicionamiento en los últimos años) hasta la inaguración del Museo del Señorío de Feria (en algunos Centro de Interpretación,…).

Os pongo algunas fotos de la inaguración, de la Oficina de Turismo de Feria.

Espero que pronto podais visitarlo (entonces nos veríamos por estas tierras).