Probablemente antes de Cristo existía el papel, no como lo conocemos en la actualidad sino el denominado papel de tina, fabricado pieza a pieza y de manera tradicional. Se cree que alrededor del 300 a.C. se escribía sobre una superficie de residuos de seda.

No es hasta el año 105 después de Cristo cuando se desarrolla un método para su manufacturación, creado por T’sai Lun.

Se expande hacia Corea y Japón, pero no es hasta que los árabes obtienen el secreto de su fabricación , en Samarcanda (751), cuando se empieza a desarrollar industrialmente (Esto dicho siempre con los matices de dicha época). Llega a Egipto, que ya fabricaban papiros con materiales vegetales y pieles de animales, Marruecos, dando el paso definitivo hasta España (1156) donde se constata una manufactura en Játiva.

Se expande por Europa: Francia (1300), Alemania (1320) u Holanda (1496), y posteriormente por América: México (en Culhuacem, 1576) y USA (Pensilvania, 1690).

Todo cambia cuando se pasa a producir industrialmente gracias a la máquina de papel continuo, patentada por Nicolas-Louis Robert en 1799, con la participación de John Gamble, los hermanos Fourdrinier y Bryan Donking, que realizan la máquina y los primeros ajustes. Desde esa época su variación ha sido escasa.

Podeis ver los siguientes enlaces donde existen breves historias del papel, como la realizada por Wikipedia, Iconio, Papelera del Nevado, Recco, Packsys, Camila Acedo et al., Margarita Velasco, Andrea, etc…