A raíz del curso celebrado la pasada semana en Sevilla sobre: Archivos y Documentación Judicial en Andalucía, y tras la aparición en la prensa especializada de unas tablas de valoración de documentación judicial, más concretamente sobre Juicios de Faltas y Diligencias Previas, me ha causado cierta admiración de los compañeros en la Consejería de Justicia la relativa “facilidad” con la que se mueven dentro del “oscuro” mundo judicial.

     Esto se ha realizado gracias a la colaboración entre el TSJA y Justicia (antes la Consejería de Administración y Justicia y actualmente de Interior y Justicia), realizando una Comisión de Expurgo, cuyo principal interés es valorar la documentación judicial y cual debe permanecer/expurgar. A pesar de que existe desde 2003, no es hasta el año pasado cuando adquiere notoriedad y este año ha realizado sus primeras aportaciones.

      La gran saturación documental que existe en toda la justicia patria, en cualquier juzgado que visitemos, es uno de los “problemas” que tiene el Ministerio Fiscal y todas aquellas CC.AA. que tengan traspasadas dichas competencias (Dentro de lo que cabe Extremadura ha hecho bien en paralizar dicho traspaso).

       Entre las series documentales más numerosas nos encontramos con los juicios de faltas y las diligencias previas, que además tienen una característica peculiar: su corta vigencia administrativa, por lo que se amontona un gran volumen de documentación que: para unos “no sirve para nada y ocupa mucho espacio”.

   El Juicio de Faltas es un proceso penal sencillo, de carácter rápido, sin demasiadas formalidades, que tiene por objeto el enjuiciamiento de hechos de poca gravedad que, aunque no son castigados ni perseguidos como delitos, no dejan de ser constitutivos de una infracción punible penalmente. El tribunal competente para los Juicios de Faltas es un Juzgado de Guardia o de Instrucción, según qué caso, si no resulta posible la citación inmediata de las partes implicadas y de los posibles testigos; el plazo para interponer una denuncia de inicio es de 6 meses y la celebración se lleva a cabo en un solo acto. Siendo su desarrollo es predominantemente oral, lo cual implica que en una única vista ante el Juez se detallan los hechos, se reciben y efectúan las pruebas y se exponen las conclusiones de los Abogados de ambas partes y, en su caso, del Ministerio Fiscal quedando el juicio pendiente de sentencia. Podeis saber más aquí.

      Las diligencias previas del procedimiento penal abreviado la instrucción es la modalidad principal de actuación aunque no obligatoriamente necesaria. Pero la necesidad de adoptar resoluciones, hace inexcusable la necesidad de la presencia de un juez. Las Diligencias Previas son aquellas encaminadas a determinar la naturaleza y circunstancias del hecho, las personas que en él hayan participado, y el órgano competente para el enjuiciamiento.

      Debido a la legislación por la que nos rejimos, en Andalucía además de la permanencia de documentación anterior a 1940, han optado por realizar un cotejo y quedarse con documentación de determinados años (los años terminados en 5, más exactamente), hecho que se contrapone al modelo vasco, donde existe una Junta de Expurgo, que trabaja de manera diferente.

       Todo sea por el bien de la Justicia, y sobre todo de nuestros puestos de trabajo.