No prentendo explicar la teoría de los lugares centrales de W. Christaller basada en la distribución y jerarquización de los espacios urbanos que prestan determinados servicios a la población de un área circundante en un espacio isótropo.

    

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

    Para ello establece el concepto de “lugares centrales” a los puntos donde se prestan determinados servicios para la población de un área circundante. Se sustenta en la premisa de que la centralización es un principio natural de orden y que los asentamientos humanos lo siguen. La teoría sugiere que hay leyes que determinan el número, tamaño y distribución de las ciudades.

     Ni tampoco la jerarquía de la red urbana como un análisis factorial, teoría que sustenta Sánchez Zabala.

     Mi teoría es como ha evolucionado la jerarquía de una red individual de contactos con la llegada de las Redes Sociales, sobretodo en los últimos años. Jerarquización entendida como una organización por orden de rango, grado o importancia, agrupados de acuerdo con el grado de autoridad y responsabilidad que posean, independientemente de la función que realicen. Este hecho ha sido más trascendente en los individuos agrorurales, vamos que vivimos en una ciudad pequeña o en un pueblo.

     Hace unos años la red social que teníamos era muy simple, basada en las relacciones familiares – sociales – educativas de nuestro entorno. Así si vivias en un pequeño pueblo tu rango de acción social se correspondía con no más de 200 personas, y ellas divididas en tres subgrupos: familiares, amigos y conocidos.

     Con el paso del tiempo, pongámos que vas a estudiar fuera, ese rango de acción se amplia numéricamente como geográficamente. Empiezas a conocer e influir en un mayor número de personas de tu entorno y otros conocidos de fuera de él. Puedes llegar a las 1000 personas. Este hecho puede aumentar los subgrupos en varios: conocidos de conocidos y conocidos geográficos (aquellas personas con las que tienes un contacto esporádico por diferencias geográficas). Solamente hemos incrementado con la amplitud de nuestro espacio geográfico, el correo postal, el teléfono, y en algunos casos emails.

     Con la implantación de las redes sociales no solo los jóvenes son los que han evolucionado con su utilización, sino que ha ampliado la jerarquización social de todas las personas de nuestro rango de acción. Si tienes cuenta en las principales redes sociales y contando con la jerarquización de nuestra red individual podemos aumentarla con: amigos (Tuenti y Facebook), contactos (LinkedIn), followers/following (Twitter), y no digamos los contactos con los emails, etc. Otro caso aparte puede ser Pinterest, considerando Followers a los que “sigues”. Así has ampliado tu red social y has variado tu jerarquización, puesto que puede que tengas mayores afinidades con alguien que se encuentra a 300 km de distancia que con tu vecino de tu misma edad.

     A que viene todo esto. Vereis. Yo paso parte de mis vacaciones (una semana en agosto, septiembre u octubre) con mis amigos. Pero no nos vamos a Cuba o Punta Cana, sino que nos vamos de rutas, más bien a hacer tramos del Camino de Santiago (otro día hablaré de mis experiencias senderistas por esos sitios de Dios). Este año hicimos parte del Camino del Norte, entre Irún y Bilbao. Allí conocimos a mucha gente, entre ellas a una enfermera canadiense que coincidió con nosotros. Mantenemos el contacto y ahora este año una compañera suya y unas amigas francesas y mexicanas se quieren venir con nosotros a continuar el camino. El método de contacto son las redes sociales, mi red individual ha variado, y sobretodo su jerarquización.

     VIVAN LAS REDES SOCIALES.